Si hablamos de alhajas nos referimos a algo de elvado importe

| Sin categoría |

Desde el principio de la historia ha empleado elementos obtenidos directamente de la naturaleza con el fin de tener una vida mejor. De la misma manera, de adorno se empleaban materiales que son buenos conductores del calor y la electricidad y piedras.

En un primer momento se le dió forma a las sustancias minerales compactas y además posteriormente se consiguieron domar la plata, el hierro, el bronce, el oro y el cobre. Y ello originó nuevos trabajos.

Los colgantes personalizados nombre, anillos, relojes, pendientes, collares, etc. formaron parte de todo esta evolución debido a la destreza de maestros de orfebrería que daban forma a los minerales y a los elementos químicos capaces de conducir la electricidad y el calor.

Con la utilización de las piedras con objeto de hacer alhajas se creó otro empleo, la cristolomancia. Muchos pensaban que determinados minerales duros, brillantes y escasos ayudaban a recuperarse de los malestares, muchas no se querían porque no daban buena suerte pero no obstante otras piedras daban buena suerte a los que las poseían.

Con el tiempo, el crecimiento de la industria permitió que algunos elementos puros con características metálicas y ciertas rocas se empleasen para la maquinaria.

Las sortijas, exclavas, gargantillas, pulseras, etc. se perfeccionaban cada día más. A través de ellas se sabía el estatus social. Asimismo analizando las esclavas, sortijas, gargantillas, pulseras, etc. que tenía una mujer o un hombre se reflejaba la responsabilidad política y sin duda si practicaba el hinduismo, el cristianismo, el judaismo, etc. .

Muchos anillos, gargantillas, pulseras, colgantes,pendientes, etc. que se llevan en la actualidad proceden de la India, China, Mesopotamia, Egipto, Roma o Grecia.

Si hablamos de colgantes personalizados nos referimos a algo de elvado importe, como por ejemplo gargantillas, pulseras, collares, sortijas, pendientes, etc., que se hacen utilizando la tanzanita, el opalo, el ónix, la turquesa o el topacio y además plata y oro.

Los relojes, gargantillas, aretes, pulseras, etc. ayudan a que las señoras se sientan más bellas, además de que van a ser un distintivo de elegancia.

El hombre de estos momentos pone más interés en las alhajas que se pone. Puede encontrar multitud de complementos, desde gemelos, alianzas, alfileres de corbata, pendientes, colgantes, pulseras, etc. Se hacen con materiales como son la aleación de hierro con un metaloide o el latón e incluso se les añade napa, una sustancia natural o sintética elástica, etc. pero no obstante el oro y el platino se usan bastante más.

Las cadenas, alianzas, pulseras, etc. de los señores son menos espectaculares que las alhajas de las señoritas, no llevan jaspe, ónix, topacio, cornalina, lapislázuli, cuarzo, etc..

Acuérdese de que si lo desea podrá grabar su nombre una pulsera, un reloj, un colgante, unos gemelos, etc. y conseguirá tener una pieza única y original.

En las páginas webs existen bastantes negocios que se ocupan de este tipo de trabajos.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn